El error en las declaraciones responsables ¿Se puede subsanar?

La subsanación de errores o deficiencias en la documentación «administrativa» es una exigencia legal y un derecho subjetivo de los interesados, también en los procedimientos de concurrencia competitiva como en las subvenciones o en las licitaciones públicas.

De acuerdo con esta consolidada doctrina legal y jurisprudencial, en el ámbito de los contratos administrativos, se consideran defectos subsanables en la documentación administrativa los que «se refieren a la acreditación del requisito de que se trate, pero no a su cumplimiento», es decir, son subsanables los que afectan a la acreditación de requisitos, e insubsanables los que afectan a su existencia.

 

El derecho a subsanar la documentación acreditativa de la capacidad y solvencia del contratista se aplica también a la documentación que aporta el propuesto como adjudicatario. La RTACRC 747/2018, de 31 de julio, considera que es derecho subjetivo del licitador propuesto como adjudicatario se le conceda un trámite de subsanación de la documentación por el plazo de 10 días del art. 150.3 LCSP. La RTACRC 50/2017, de 20 de enero, admite subsanar el error aritmético al totalizar la oferta, debido a un resultado incorrecto de la multiplicación del precio unitario por las unidades.

 

La subsanación de errores o deficiencias en las ofertas técnicas y económicas no se prevé expresamente en la Ley, pero se ha admitido, precisando por los TARC a la luz de la doctrina del TJUE, sobre la base de un criterio anti formalista de las ofertas para a favorecer la concurrencia:

«excepcionalmente, los datos relativos a la oferta pueden corregirse o completarse de manera puntual, principalmente porque sea evidente que requieren una mera aclaración o para subsanar errores materiales manifiestos, a condición de que esa modificación no equivalga a proponer en realidad una nueva oferta» (STJUE de 10 de diciembre de 2009, asunto T-195/08, Antwerpse Bouwwerken NV (59) y STJUE de 11 de mayo de 2017, Archus y Gama, Asunto C-131/16).

La STSJ Asturias de fecha 12 de marzo de 2018, rec. 293/2017, precisa el alcance de la subsanación:

«la posibilidad legal de rectificación debe ceñirse a los supuestos en que el acto revele una equivocación evidente por sí misma y manifieste en el contenido del acto susceptible de rectificación, sin afectar a la pervivencia del mismo, siendo así que el error material o de hecho susceptible de mera rectificación se caracteriza por ser ostensible, manifiesto, indiscutible y evidente por sí mismo, sin necesidad de mayores razonamientos y por exteriorizarse «prima facie» por su sola contemplación».

En el mismo sentido, ya antes la RTACP de Cataluña 10/2018, de 31 de enero, había señalado que la agilización de los procedimientos de contratación y la reducción de las cargas administrativas, tanto para las empresas licitadoras como para las entidades contratantes,

«no puede implicar la omisión de la posibilidad de que las empresas puedan subsanar los defectos y omisiones que la Mesa de contratación observe en la documentación presentada, antes de adoptar, sin más trámite, la drástica decisión de excluirlas de la licitación».

 

Si tienes alguna duda o quieres comentar tu caso, puedes escribirme AQUÍ

Puedes suscribirte a mi blog y mantenerte al día de la legalidad administrativa. Ana Jose Ganga

Ana Jose Ganga

Abogada

Comparte el post en redes
SeguirFb.Lin.
...

Este sitio es único por lo que requiere un navegador más moderno para poder trabajar.

¡Actualízate!